Ya hemos visto lo que supone una dislexia en niños en la etapa escolar de la Educación Primaria. Hoy quiero hablarte de la dislexia en adultos.

Empecemos.

Las características de la dislexia más notorias en edad escolar se van difuminando con el paso del tiempo; algunas incluso casi desaparecen ya que se van compensando con los propios recursos personales  y son asumidos para evitar fracasar en las tareas educativas, formativas y laborales en la medida de lo posible.

En los casos de dislexia en adultos permanecerán dificultades en la lectura (mecánica y comprensiva), en la escritura (expresión y ortografía muy deficiente) y expresión oral (se pierde en el uso del discurso y suelen tener un vocabulario más pobre de la media)

Permanecerán también algunos restos de las primitivas alteraciones de la lecto-escritura que expuse en el post anterior de la dislexia infantil.

Existen muchas posibilidades de ayudar a  jóvenes y adultos con dislexia si estos han sido evaluados, diagnosticados y realizado un tratamiento de la dislexia con trabajo especializado. Si sus alteraciones alcanzan una elevada gravedad,  pueden realizarse, si están todavía en período de formación, adaptaciones curriculares individuales no significativas (ACInS) e incluso una adaptación curricular individual significativa (ACIS) en el área de lengua mientras sea necesario y poder alcanzar los objetivos curriculares mínimos establecidos en la Ley de Educación que esté en vigor.

Todo menos tirar la toalla; eso sí, con realismo.

Hay que identificar sus dificultades concretas y personalizar la intervención psicopedagógica y psicosocial, si fuera necesario, al máximo.

Algunas de las dificultades que más se observan en la edad adulta son las siguientes:

  • Mala lateralidad confundiendo derecha e izquierda por lo que les cuesta seguir indicaciones e instrucciones.
  • Escasa fluidez en la lectura (repeticiones de palabras, cortes, palabras inventadas, saltos de renglón, provocando mala comprensión lectora sobre todo si se lee rápido)
  • Dificultad para exponer o leer en público.
  • Escritura que puede llegar a ser ilegible (mala grafía) y con alteraciones de ortografía natural y reglada (mencionadas en el post anterior)
  • Dificultad para organizar su tiempo y su espacio.
  • Escasa capacidad de concentración por lo que le ayudará la utilización de mapas conceptuales, notas recordatorias, etc.
  • Bloqueo de respuesta ante situaciones de preguntas múltiples. Puede responder tiempo después sin la presión del momento.
  • Mala memoria a corto plazo.

Así mismo pueden aparecer síntomas de dislexia en adultos pero de carácter clínico que pueden necesitar atención psicológica o neurológica:

  • Ansiedad
  • Angustia
  • Baja autoestima
  • Depresión

Repito que descartando el déficit cognitivo y los déficits sensoriales (audición, visión, optometría) se pasa a evaluar a través de cuestionarios, test de inteligencia, y pruebas especializadas en dislexia y baremadas para las edades que correspondan con los diferentes niveles de lecto-escritura y comprensión lectora.

El tratamiento de la dislexia a seguir trabajará tanto los puntos débiles como los fuertes para acercarle a unas metas realistas y posibles lo que repercutirá en una mejora de su estado de ánimo y autoestima tan importante en cualquier etapa evolutiva.

El problema se plantea de diferente manera cuando no se ha reconocido que existe una dislexia desde niño  y se llega a la vida adulta con  dificultades lecto-escritoras añadiendo trastornos de tipo psicosocial  surgidos de los fracasos y la inseguridad generada por los mismos.

Llegan a nuestra consulta algunos adultos con problemas emocionales diversos que, en algunos casos y tras mucho trabajo de psicoterapia, se concluye en reconocer como origen una dislexia que le limitó e incidió a lo largo de toda su vida de forma negativa.

La persona con dislexia es inteligente y con grandes cualidades que, como cualquier otra persona, con la ayuda necesaria, hace surgir lo mejor de sí mismo.

Ante cualquier duda, podéis consultar en nuestra clínica de psicología en Madrid. Os esperamos en CÍRCULO PSICOLOGÍA.

¡CONSÚLTANOS!

¡Primera consulta gratuita!